martes, marzo 08, 2016

Posicionamiento Dip. Victoria Campa / Iniciativa de reforma a Ley Desarrollo Rural Sustentable

Posicionamiento del Grupo Parlamentario Nueva Alianza, a cargo de la diputada Carmen Victoria Campa Almaral, para presentar iniciativa que reforma los artículos 3, 4 y 13 de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable.
Con la venia de la presidencia. 

Compañeras y compañeros diputados:

El mundo está experimentando una crisis de escasez de alimentos, y nuestro país no es ajeno a ella. Estamos ante una situación que no es pasajera ni temporal, sino de largo plazo. 

La importancia de cubrir las necesidades alimentarias de la población aumenta rápidamente y con ello, la necesidad de hacerlo de una manera sustentable. 

Para Nueva Alianza la seguridad alimentaria es un tema de alta prioridad, que requiere acciones concretas. 

Acciones, como la iniciativa que hoy pongo a su consideración, que reforma y adiciona una fracción al artículo 3 y reforma los artículos 4 y 13 de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable.

El objetivo es establecer en dicha Ley la creación de las Regiones Agroalimentarias Autosustentables, entendidas como el área territorial con vocación agroalimentaria y con suficiencia de recursos naturales, susceptibles de aprovecharse para incrementar la capacidad productiva, mediante la dotación de inversión para infraestructuras básicas, organización y capacitación de productores para producir alimentos locales.

El derecho social a la alimentación, está reconocido en la Constitución, como un derecho irrenunciable de todos los individuos a disfrutar del acceso físico y económico a una alimentación adecuada y los medios para obtenerla.

Si bien la Ley de Desarrollo Rural Sustentable y la Ley General de Desarrollo Social mencionan la soberanía alimentaria, como un principio rector de la política del Estado mexicano, en los últimos 20 años la dependencia alimentaria de México ha registrado un crecimiento sostenido, pasando de 10 por ciento en 1994 a 43 por ciento en 2013. 

Peor aún, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social estima que actualmente 28 millones de mexicanos que se encuentran en pobreza alimentaria.

México cuenta con grandes recursos naturales y suelos aptos para producir alimentos, por lo que la existencia de pobreza alimentaria es injusta e injustificable.

Estas cifras nos exigen cambiar los paradigmas de producción a fin de alcanzar un equilibrio sostenible que garantice la seguridad alimentaria de los mexicanos.

En Nueva Alianza estamos comprometidos con propiciar, fomentar, impulsar y apoyar el desarrollo sustentable que nos permita recuperar la soberanía alimentaria. 

Sabemos que son múltiples los factores que han atentado contra la producción de alimentos. Por un lado, la expansión de las ciudades reduce la frontera agrícola local y, por otro, la falta de inversiones en infraestructura, en organización económica y en capacitación, ha colapsado la rentabilidad agroalimentaria de las comunidades y regiones productoras de alimentos.

Esta falta de apoyo al campo, el aumento de la pobreza, el desempleo y la crisis de violencia, ocasionan la emigración de los productores, abandonando miles de hectáreas de tierras fértiles. Situación que genera escasez de alimentos, obliga a la importación y encarece el precio de los productos. 

Por ejemplo, en mi estado, Sinaloa, conocido como el granero de México, con excepción de los valles, las actividades primarias dejaron de ser rentables debido a la falta de agua y tecnologías modernas; son 14 municipios serranos, que han abandonado la producción de alimentos frescos. La violencia y el hambre generan cada año, miles de desplazados. Los datos allí están, basta revisar la prensa.

En estas circunstancias se encuentran varios estados del país, como: Guerrero, Tamaulipas, Michoacán, Durango, San Luis Potosí, Nayarit, Chihuahua, por citar algunos. 

La activación de las regiones agroalimentarias autosustentables, provocaría que los hombres y mujeres se queden en sus lugares de origen, produciendo los alimentos básicos que den sustento a sus familias. De igual manera permitiría atender la demanda de los centros urbanos, desarrollando el mercado regional.

Estas regiones partirán de lo que ya tenemos y no tendrá ningún impacto presupuestal, pues se trata de eficientar los recursos asignados al Programa Especial Concurrente, garantizando a los productores y sus familias, el acceso a nuevas formas de explotar los recursos agroproductivos de sus territorios.

Es decir, reconfigurar los marcos legales para impulsar la productividad del medio rural, mediante el fortalecimiento y diversificación de sus actividades productivas.

Compañeras y compañeros, si logramos revertir el rezago de infraestructura en los procesos de producción y la desigualdad en los apoyos destinados a los productores, propiciaremos mejores condiciones de vida y bienestar social de las personas que viven en el medio rural, quienes permanecerán en sus comunidades produciendo los alimentos que el país requiere. 

De esta manera, en pocos años tendremos más alimentos, de mejor calidad a precios más económicos, lo que ayudará a millones de familias mexicanas a salir de la pobreza extrema. 

Con las grandes riquezas naturales de nuestro país, debemos dejar atrás la dependencia y propiciar las acciones que nos pongan en el camino correcto para garantizar nuestra soberanía alimentaria.

Así, estaremos contribuyendo en las soluciones de los grandes problemas que afectan a México. Ese es nuestro deber y nuestro compromiso. 

Por su atención muchas gracias. Es cuanto Señor Presidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario