martes, marzo 01, 2016

Posicionamiento Dip. Ma.Eugenia Ocampo / Iniciativa Ley General de Equilibrio Ecológico

Posicionamiento del Grupo Parlamentario Nueva Alianza, a cargo de la diputada María Eugenia Ocampo Bedolla, para presentar iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 34 y 35 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente.
Con la venia de la presidencia. 

Honorable Asamblea. 

Una ciudadanía participativa es el mejor instrumento para la protección de nuestros recursos naturales. 

Compañeras y compañeros diputados, me dirijo a ustedes en esta ocasión para poner a consideración de la Asamblea la iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 34 y 35 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente. 

Dicha propuesta tiene la finalidad de promover y hacer efectiva la participación ciudadana cuando de afectar su entorno ambiental se refiere.

El artículo 4o. de nuestra Carta Magna establece en su párrafo quinto, que el Estado garantizará el respeto al derecho a contar con un medio ambiente sano; de igual forma señala que el daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque en términos de lo dispuesto por la ley.

A pesar de lo anterior, somos testigos de manera cotidiana de violaciones a dicho precepto, que tienen consecuencias devastadoras e irreparables para nuestro medio ambiente.

En Nueva Alianza estamos comprometidos con el desarrollo sustentable del país; por este motivo ese uno de los principales eje de nuestra agenda legislativa.

Esto es indispensable para mantener la viabilidad de nuestro país; y no significa en modo alguno un tema pasajero o de mera coyuntura, es algo fundamental. 

La preservación de nuestro medio ambiente, la diversidad ecológica y la explotación racional de los recursos naturales, son una responsabilidad global y, por ello, es imperativo tomarla con toda la seriedad. 

Queremos enfocar nuestro trabajo legislativo en fortalecer el marco jurídico para que el desarrollo sustentable sea una política de Estado, que articule el trabajo de los tres órdenes de gobierno para preservar nuestros recursos naturales y que contribuya a mantener nuestra biodiversidad.

En Nueva Alianza queremos darle voz a la sociedad y que su opinión tenga validez cuando existan obras o actividades que impacten su entorno ambiental. 

Es precisamente mediante la ciudadanía que nos enteramos, muy tarde, de lo que ocurrió con el Manglar de Tajamar. La historia de la autorización para realizar obras de urbanización en el manglar empieza en 2003. Sin embargo, la ciudadanía se enteró de la situación hasta mediados de 2015 y fue cuando se comenzó la defensa del manglar.

Retomamos el caso como ejemplo para resaltar la importancia que tiene la participación ciudadana en la defensa de su entorno y del medio ambiente.

El artículo 34 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente señala que: Una vez que la Secretaría reciba una manifestación de impacto ambiental e integre el expediente a que se refiere el artículo 35, pondrá ésta a disposición del público, con el fin de que pueda ser consultada por cualquier persona.

Dicho precepto, señala en su fracción III que cuando se trate de obras o actividades que puedan generar desequilibrios ecológicos graves o daños a la salud pública o a los ecosistemas, la Secretaría podrá organizar una reunión pública de información en la que el promovente explicará los aspectos técnicos ambientales de la obra o actividad de que se trate.

Lo que pretendemos con la presente iniciativa, es darles a los ciudadanos una herramienta de participación que les permita ser parte e incidir en la toma de decisiones referente a lo que impactará al medio ambiente de su comunidad.

Esto significa que la participación de la ciudadanía no será potestativa, sino imperativa para el desarrollo de proyectos que puedan afectar al medio ambiente.

Nuestro país está obligado mediante diversos compromisos internacionales en materia de protección ambiental, por poner un ejemplo, en la Convención de Ramsar de 1971, se señala en el artículo 4 numeral 1, que: "Cada parte contratante fomentará la conservación de las zonas húmedas y atenderá de manera adecuada su manejo y cuidado". 

En el caso específico de Tajamar, se destinaron 57 hectáreas de mangle para la construcción de un desarrollo inmobiliario, lo cual es una clara violación al precepto referido.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, en 2014 el costo económico por daños ambientales fue de 910 mil 906 millones de pesos, de los cuales el 83.5% corresponden a la degradación ambiental y el 16.5% al agotamiento de recursos naturales.

En Nueva Alianza estamos decididos a detener el daño ambiental que todos los días se incrementa y sabemos que la mejor forma de hacerlo es incorporando a la sociedad en la protección de su entorno natural.

Nos corresponde tomar las medidas para impedir que continúe la devastación ambiental, en Nueva Alianza no cejaremos en nuestro intento y sabemos que las y los ciudadanos serán nuestros aliados en este esfuerzo.

¿Nos ayudan a cambiar las cosas?

Es cuánto. Por su atención, muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario